sábado, 23 de febrero de 2013

Ejercicios para potenciar el ritmo en la mano derecha y el sentido del tempo


Hola amigos, ya estoy de vuelta. Han sido unos meses duros, en los que un ritmo de trabajo agotador se ha juntado con la fase final de mis estudios de doctorado: una verdadera locura en la que tenía poco tiempo para la música, y por desgracia, menos aún para producir un nuevo artículo.

Disculpado el impás, quiero agradeceros todos los comentarios que me habéis hecho llegar, tanto por los foros del blog como por email. El simple hecho de saber que habéis leído las publicaciones y que os ha resultado útil me dibuja una sonrisa que vale su peso en oro. Muchas gracias, y no dejéis de escribirme ;-)

En julio de 2012 tuve la suerte de asistir a un seminario de guitarra blues que impartió el grandísimo Francisco Simón, guitarrista de Red House, que además de ser un fantástico guitarrista es un gran profesor que sabe transmitir sus conocimientos a muchos niveles. Os recomiendo sus discos y, si toca cerca de vuestras ciudades, que os acerquéis a disfrutar de su show.

Uno de los temas tratados en este seminario fue el ritmo. En el artículo titulado “Cómo practicar: el ritmo” comentábamos que la música está compuesta de melodía, armonía, ritmo y letra. El gran Simón añadió un matiz importante: si las iniciales M (de melodía), A (de armonía) y R (de ritmo) tuvieran diferentes tamaños, la R sería gigante, la A mucho, mucho más pequeña, y la M la más pequeña de todas:

RAM

El ritmo es el ingrediente más importante de la música. Si el ritmo es sugerente, basta una única nota para hacer una canción. Si el ritmo falla, no hay música. Imaginaros tres músicos tocando la misma pieza pero descompasados: un desastre.

Entre los últimos artículos habíamos hablado de la duración de las notas y habíamos practicado las notas negras y las corcheas en la canción Tinkle Winkle Little Star. Este ejercicio será un refuerzo que nos ayude a interiorizar los aspectos relacionados con el ritmo en las corchas, y su relación con las semicorcheas.

Simón nos dejó un ejercicio fantástico para ayudarnos a interiorizar el tempo y el ritmo. Pongamos un metrónomo a un ritmo de 80 pulsos por minuto y, a cada tick, damos la siguiente secuencia:

4 negras, 8 corcheas, 16 semicorcheas, 8 corcheas, 4 negras
Ejercicio para mejorar ritmo y tempo en la mano derecha


4 notas negras, después 8 corcheas, después 16 semicorcheas, volvemos a 8 corcheas y finalmente otras 4 negras.

Repetimos el patrón hasta que lo tengamos, y podamos aumentar el tempo progresivamente de 5 en 5 pulsos (85, 90, 95, etc.). Si los 80 iniciales os resultan muy rápidos, bajad a un tempo en el que podáis ejecutar el ejercicio, a 70 ó 60 pulsos por minuto.

¿Y con qué notas lo hacemos? Aquí viene la gracia del ejercicio: lo haremos sin guitarra. Con la palma de nuestra mano derecha (si tocas como zurdo, sería la izquierda) sobre nuestra rodilla. El vídeo te muestra la secuencia, alternando en la mano derecha el dedo índice y anular sobre la primera cuerda, y después el ejercicio sin guitarra.

video
Vídeo explicativo y del ejercicio... y evidencia de que necesito un sillón nuevo :-))

Recuerda que, al poder practicarlo sin la guitarra, es ideal para practicarlo en cualquier momento, incluso sin un metrónomo, sobre el ritmo de alguna canción mientras vas en el autobus, el metro, un semáforo en el coche o mientras haces cola para coger entradas del cine: cuando más te apetezca.

Espero veros pronto de nuevo en la siguiente entrega. Muchas gracias por estar ahí, y ¡seguid dándole caña a esa guitarra!