sábado, 17 de diciembre de 2011

Ejercicio de mano izquierda - escala cromática

Después de haber tocado nuestra primera canción en guitarra te habrás percatado de que resulta un poco complicado manejar la mano izquierda, y que a pesar de tus esfuerzos, encuentras antinatural el movimiento de los dedos. No te preocupes: esta sensación se pierde con la práctica y con la técnica. Hoy te enseñaré un ejercicio de técnica, y tendrás que ser tú quien ponga la práctica :-)

Objetivo del ejercicio de mano izquierda
El objetivo de este ejercicio es fortalecer tu mano izquiera, a la vez que te proporcionará una mayor precicisón al pulsar los trastes.

Descripción del ejercicio
La ejecución de este ejercicio es sencilla, no obstante he incluido un vídeo de referencia con los primeros compases del ejercicio:
  1. Pon un metrónomo a una velocidad a la que te encuentres cómodo. Tal vez te encuentres cómodo a 40 pulsos por minuto, recuerda lo visto en el artículo sobre el ritmo y la práctica con la guitarra. En el ejercicio intenta tocar cada nota coincidiendo con el sonido del metrónomo. 
  2. Coloca los dedos 1,2,3 y 4 de tu mano izquierda (índice, corazón, anular y meñique) a la altura de los trastes 1,2,3 y 4 de la sexta cuerda.
  3. A cada golpe de metrónomo das una nota, procurando que la nota suene limpia. Sin levantar el dedo que pulsa la nota, da la siguiente nota, y cuando se te acabe la cuerda, pasas a la siguiente, desde la sexta hasta la primera, y otra vez hasta la sexta.
  4. Cuando hayas vuelto a la sexta cuerda, aumentas un traste (2,3,4 y 5) y vuelves a empezar cuerda por cuerda.



Te cansarás enseguida. ¡¡No fuerces!! Podrías hacerte daño. Descansa un minuto o dos, y vuelve a empezar. Poco a poco verás que puedes recorrer del traste 1 al 12 en las 6 cuerdas, y también del 12 al 1.


video


Variaciones en el ejercicio:
Este ejercicio admite múltiples variaciones, que lo convierten en una práctica distinta: como una navaja multiusos :-)

Variaciones para la mano derecha:
  1. Alternar los dedos índice y corazón, tocando cada nota con un dedo diferente.
  2. Apoyar los dedos: apoyar los dedos tras pulsar la nota. Por ejemplo, al pulsar con el dedo índice en la cuerda 5ª las notas, apoyar el dedo índice sobre la 6ª cuerda... y así con las de más cuerdas. Esta técnica es muy común en la guitarra flamenca.
  3. Estirar los dedos: tras pulsar la nota, no apoyar los dedos en las cuerdas. Esta técnica es muy usada en guitarra clásica.
Variaciones para la mano derecha:
  1. Dejar pulsadas las notas: cuando des una nota, al dar la siguiente nota, no levantes el dedo que pulsaba la anterior hasta cambiar de cuerda. Esta variación cansa mucho la mano, pero también la fortalece mucho.
  2. Nada más pulsar una nota, levantar los dedos que pulsen otras notas.

Ahora ya tienes muchos deberes!! Mi consejo es que cada vez que vayas a practicar con tu guitarra, abras tu sesión de práctica con este ejercicio durante 3 ó 4 minutos.

Recuerda, no te precipites: primero calidad, y después velocidad.

martes, 29 de noviembre de 2011

Mi primera canción con la guitarra

Mi querido guitarrista novel, después de unas cuantas semanas juntos hemos aprendido algunos conceptos básicos sobre las guitarras: las diferentes partes de una guitarra y sus respectivos nombres,  cuáles son los diferentes tipos de guitarras, cómo sujetar la guitarra de forma correcta, cuáles son las notas que suenan en la guitarra, y cómo afinar nuestra guitarra. También hemos hablado de los diferentes elementos que componen una canción (ritmo, armonía, melodía y letra) y cómo practicar el ritmo.

Hoy vamos a juntar todas estas pequeñas piezas para practicar nuestra primera canción (realmente nuestro primer ejercicio), que es una adaptación de los primeros compases de un clásico, con la finalidad de que te resulte agradable al oido a la vez que te familiarizas con las técnicas elementales de punteo y digitación, puedas comenzar a leer las partituras, o bien las tablaturas. En futuras entregas iremos profundizando en conceptos y técnicas para hacerlo.

Para empezar puedes ayudarte de del diagrama de las notas de la guitarra o de la propia tablatura que he incluido en la partitura. La tablatura son las seis líneas que aparecen debajo del pentagrama, en la que cada línea representa una cuerda de la guitarra y cada número un traste en el que pulsar con nuestra mano izquierda. La cuerda de más arriba representa la cuerda más aguda (las primera cuerda) y la de más abajo la más grave (sexta cuerda).

Para tocar la primera la nota (envuelta en un cuadrado) tienes que tocar la primera cuerda sin pisar ningún traste. Cuando aparezcan dos notas a la vez, tendrás que pulsaras simultáneamente. La primera nota se compone de un MI en la primera cuerda al aire, reforzada por un LA en la quinta cuerda al aire, que hace el bajo que acompaña a la melodía.

Partitura y tablatura del ejercicio 1 (primer fragmento de cancación).
 
Respecto al ritmo, no te preocupes, no hay complicaciones. Toca cada nota de las negras (la línea de arriba) separadas por el mismo tiempo. Las notas del bajo (las notas blancas) tienen que durar lo mismo que tres de las negras. Para tocar a la vez estas dos notas usa tu dedo medio (corazón) sobre la primera cuerda a la vez que el pulgar sobre la quinta. Para que eliminar estas primeras confusiones, he grabado en vídeo el pequeño ejercicio para que puedas resolver las dudas sobre el ritmo, y ver cómo se van situando los dedos en la guitarra. La segunda nota del ejercicio debes pisarla con el dedo 2 (el corazón) de tu mano izquierda.


video

Aunque la partitura dice 120 pulsos por minuto, que son 2 por cada segundo, no te preocupes si no puedes dar más de 1 por segundo. Primero calidad y después velocidad.

En las siguientes entregas iremos viendo otros ejercicios interesantes para mejorar tu soltura.

jueves, 20 de octubre de 2011

¿Cómo afinar la guitarra?

Según vayas empezando a practicar con la guitarra te habrás dado cuenta de que la guitarra no suena igual que cuando la tocan otras personas, que por ejemplo hayas visto en Youtube. El principal motivo es la afinación. Las guitarras, igual que otros muchos instrumentos, necesitan ser afinadas para poder tocarlas y que las melodías suenen con armonía.


Como te habrás dado cuenta al leer la entrega anterior, afinar la guitarra consiste en hacer que cada cuerda suene con la nota que teóricamente tiene que sonar, para lo que te habrás basado en otras notas de referencia de las cuerdas al aire:

Las notas de la guitarra al aire.
Fuente: elaboración propia.




  • Si tienes un piano o un teclado electrónico, reproduciendo estas notas.
  • Usando las notas de la guitarra grabadas por otra persona.
  • Usando un diapasón que se llama igual que la pieza de madera que cubre el mástil de la guitarra, aunque no es lo mismo. Este diapasón es una horquilla de metal que al golpearla contra un objeto duro (por favor, no lo golpees contra la guitarra) emite una nota musical LA a 440 hercios.
  • También existen diapasones de viento, que son un tubito metálico con una lengüeta, que al soplar a través de ella, emite la nota LA 440 hz. Hay versiones especiales que tienen 6 tubitos unidos, y cada uno de ellos emite la nota de cada cuerda al aire de la guitarra.





    Para que la afinación de la guitarra tenga consistencia interna al tocar, a no ser que la partitura indique lo contrario, las cuerdas, afinadas al aire como indica la siguiente ilustración, mantienen la siguiente relación de notas entre cuerdas:


    La nota que suena al pulsar...
    Es la misma que la nota que suena al pulsar
    6ª cuerda en el 5º traste
    5 cuerda al aire
    5ª cuerda en el 5º traste
    4 cuerda al aire
    4ª cuerda en el 5º traste
    3 cuerda al aire
    3ª cuerda en el 4º traste
    2 cuerda al aire
    2ª cuerda en el 5º traste
    1 cuerda al aire




    Para que puedas tener una referencia a la hora de afinar, puedes descargarte el audio de la afinación completa de la guitarra, con sonido de guitarra española.

    En muchas partituras encontraréis otras afinaciones: la 6ª cuerda en RE, todas las cuerdas bajadas un semitono, las cuerdas afinadas de modo que se obtiene un acorde SOL al aire.. pero este no es el momento de pisar estos jardines, que exploraremos juntos más adelante.


    En la siguiente entrega ejecutaremos nuestro primer ejercicio/canción, así que no olvides trabajarte un poco y estudiarte las notas de la guitarra.

    miércoles, 12 de octubre de 2011

    Las notas de la guitarra

    Como ya hemos comentado en anteriores posts, cuando presionamos una cuerda de la guitarra contra el diapasón con un dedo de la mano izquierda y pulsamos la cuerda con la mano derecha producimos una nota musical, que es diferente (más aguda) que cuando pulsamos la cuerda sin poner ningún dedo de la mano izquierda (al aire). Pero, ¿qué notas son las que estamos pulsando?

    Cuando la guitarra está correctamente afinada, al pulsar la 5ª cuerda al aire (la segunda cuerda más grave), obtenemos una nota LA con frecuencia de 440 hercios. En un piano, es el la que se encuentra justo a la izquierda del DO central.

    Las cuerdas pulsadas al aire, desde más grave (gruesa) a más aguda (fina) producen las siguientes notas:
    • 6ª.- MI
    • 5ª.- LA
    • 4ª.- RE
    • 3ª.- SOL
    • 2ª.- SI
    • 1ª.- MI


    Cuando pulsamos las cuerdas, con cada traste que nos alejemos del clavijero la nota que se producirá será justamente 1 semitono más aguda que la anterior nota. Así la ilustración siguiente muestra las notas de la guitarra de las 6 cuerdas, para los 5 primeros trastes.

    Es necesario indicar que, aunque las notas que he dibujado en al ilustración están escritas como comúnmente se han aceptado en la guitarra. En realidad, las notas de la guitarra suenan una octava más graves (la misma nota, pero 12 semitonos más grave).

    Las notas de la guitarra. Fuente: Elaboración propia.

    Una vez presentadas las notas de la guitarra, dejo de tu mano pensar una forma en que poder afinar la guitarra basándote en las notas y los trastes. En el próximo post resolveremos el ejercicio, así que no te duermas en los laureles :-)

    jueves, 15 de septiembre de 2011

    ¿Cómo sujetar la guitarra?

     Es hora de que pasemos a la acción, y empecemos a abrazar esa maravilla de madera noble con 6 cuerdas. Pero ¿cómo?. Cuando hemos visto a otras personas coger la guitarra, no parece difícil, pero al interntarlo nosotros, resulta ortopédico. ¿Qué estoy haciendo mal?

    Lo primero que debes saber es que tocar cualquier instrumento musical requiere un poco de técnica, y la forma en que se sujeta el instrumento es parte de esa técnica. Una vez que conozcas los principios básicos, todo lo demás viene solo.

    ¿Cómo se sujeta la guitarra? Hay dos formas, sentados o de pié. Aprenderemos a hacerlo sentado, pues tocar de pié es después un leve cambio fácil de asumir.

    Sujetar la guitarra sentado

    Si eres diestro, el mástil tiene que quedarte al alcance de la mano izquierda y el cuerpo en la derecha. Si eres zurdo la situarías justo al revés y debes invertir el orden de las cuerdas también.

    Colocación de la guitarra

    La guitarra se coloca apoyada sobre la pierna izquierda. Estarás más cómo si el pié izquierdo se apoya un poco elevado, sobre alguna caja de zapatos, por ejemplo (Si quieres ser purista, en las tiendas de música venden pedales (o banquetas), que son unos pequeños apoyos metálicos plegables para el pie).

    La curvatura del aro inferior de la guitarra apoyará sobre tu pierna izquierda, y debes separar la pierna derecha para acomodar la guitarra. De esta forma el mástil apuntará hacia arriba, en una inclinación de unos 45 a 60 grados. Aunque te parezca ortopédico, es una forma realmente cómoda de tocar.

    Sujetar la guitarra sentado
    Por Kargul1965 (Trabajo propio)
    [GFDL CC-BY-3.0], Wikimedia Commons


    Si piensas que esta postura es poco “chula”, y que has visto a muchos guitarristas tocar con la pierna derecha cruzada sobre la izquierda, y la guitarra apoyada sobre la derecha, no te lo puedo negar. Hay muchos grandes guitarristas que tocan así (por ejemplo, Paco de Lucía). Si te encuentras más cómo de esta forma, puedes situarla así. Aunque te recomiendo que te sientas cómodo con la guitarra apoyada en la forma clásica, entre las piernas. Cambiarla de lugar después es muy sencillo.

    El brazo derecho

    El antebrazo derecho debe apoyar sobre la curvatura mayor del aro superior, sin apretar con fuerza, para no cansarnos y no hacernos daño, pero con la firmeza suficiente para que la guitarra se sujete de forma segura entre las piernas y el antebrazo derecho, liberando la mano izquierda de cualquier tarea que tenga que ver con la sujeción.

    La mano derecha seguirá deberá situarse entre la boca de la guitarra y el puente, usando como referencia para el apoyo del antebrazo que el dedo medio siga en línea recta con el antebrazo. Recuerda que las cuerdas se tocarán con los extremos de los dedos, así que éstos deben de poder moverse con libertad. Cuando estemos bien colocados, la mano derecha apenas se moverá, y serán los dedos quienes de forma independiente ataquen las cuerdas.

    Un último consejo sobre la mano derecha: los dedos no deben apoyar sobre ninguna parte de la guitarra para no perder movilidad. Al principio requiere un poco de atención, pero enseguida entenderás que la mano derecha tiene que estar libre de puntos de apoyo.

    La mano izquierda

    La mano izquierda se encargará de modificar la longitud de las cuerdas para producir las notas musicales que queramos tocar, y necesitará de una gran movilidad a lo largo de todo el mástil. Aquí es importante hacer un esfuerzo al principio siguiendo estos consejos:

    Mano iquierda vista desde arriba.
    Fuente: Elaboración propia.
    1. No pegues el codo izquierdo al cuerpo, déjalo que acompañe a la mano para llegar a la posición que necesite.
    2. La muñeca debe quedar prácticamente a la altura del mástil, para facilitar la movilidad de los dedos.
    3. Los nudillos deben situarse de forma paralela al mástil. Si lo ponemos en ángulo (aviolinado), como los violinistas, dificultaremos el movimiento de los dedos en la guitarra, y nos resultará más difícil durante la ejecución alcanzar las cuerdas más gruesas con los dedos anular y meñique.
    4. Las yemas de los dedos deben caer sobre el mástil lo más perpendicularmente al pisar las cuerdas, porque así evitaremos que otras cuerdas rocen en los dedos y se produzcan vibraciones y apagados de sonido molestos.
    5. Intenta que la mano se mueva lo menos posible y que sean los dedos quienes tengan mayor movilidad.
    6. No olvides “sacar la muñeca”. Ella sóla tiende a meterse mientras adquieres la costumbre.
    7. El pulgar SIEMPRE tiene que estar detrás del mástil, y no sobresalir por encima. Aunque hayas visto guitarristas que incluso lo usan para pisar cuerdas, ya llegaremos al uso de esas técnicas. No te impacientes: aprendamos a gatear primero.
    8. El pulgar debe situarse perpendicular al mástil, siguiendo la misma dirección que los dedos índice, medio, anular y meñique.
    El pulgar no debe sobresalir del mástil.
    Fuente: elaboración propia.
    La posición del pulgar, situado entre el dedo índice y el anular.
    Fuente: Elaboración propia



      jueves, 8 de septiembre de 2011

      Cómo practicar: el ritmo

      Cómo practicar: el ritmo

      No importa el instrumento que intentes aprender, hay algunas connotaciones básicas que debes tener en cuenta cuando quieras aprender y practicar música.

      Una canción se compone de cuatro elementos básicos:
      • Ritmo: frecuencia de repetición de las diferentes notas musicales.
      • Melodía: es una sucesión de sonidos con un determinado ritmo que desarrolla una idea musical simple. En guitarra comúnmente la gente lo llama punteos.
      • Armonía: son una serie de sonidos, simultaneos pero acordes, que acompañan a la melodía. En guitarra normalmente lo llaman acordes.
      • Letra: en las canciones cantadas la letra tiene dos funciones; transmite el mensaje que el autor ha querido enviar a sus oyentes, y altera el ritmo de la melodía en función de las sílabas y los acentos en las palabras, de modo que una misma canción con diferentes letras puede sonar muy distinta.

      El ritmo es un factor clave de al practicar música: bien sea que toquemos sólos o con más gente, el ritmo expresa el momento en el que los autores de las canciones quieren que ocurran las cosas. Si tocamos con más gente, tendremos que aprender a seguir un ritmo común, o el resultado será desagradable y atróz.

      Usaremos un metrónomo para seguir el ritmo cuando practiquemos, siempre que nos sea posible. A lo largo de las sucesivas entregas practicaremos diferentes patrones rítmicos y la forma en que se escriben estos patrones. Mi maestro siempre, antes de estudiar una canción en guitarra, me hacía estudiar el ritmo de cada pasaje, ¡y el resultado era francamente bueno!.

      Luego antes de practicar cualquier canción tenemos que:

      1. Asegurarnos de que entendemos la notación rítmica completamente.
      2. Practicaremos las partes más complicadas lentamente para evitar impreciones.
      3. Dividiremos los ritmos si es necesario: si tenemos un ritmo de 60 pulsos por minuto y tenemos que tocar corcheas (2 corcheas = 1 negra, 1 negra = 1 ppm), pondremos el metrónomo a 120 pulsos y daremos una nota en cada golpe de metrónomo. Si tuviéramos semicorcheas, lo pondríamos a 240 ppm.

      Cómo abordar canciones y ejercicios que nos resulten rápidos y complicados


      Cuando no seamos capaces de tocar sin fallos un pasaje de una canción en el tiempo previsto, no debemos tirar hacia adelante con nuestros fallos esperando que desaparezcan sólos: no desaparecerán sólos. Hagamos lo siguiente:

      1. Bajemos el ritmo del metrónomo: más lento. ¿Cuánto? Lo suficiente para poder ejecutar el pasaje sin fallos.
      2. Una vez lo puedas ejecutar sin fallos, trabaja que el sonido sea bueno: sin vibraciones, expresivo, sin importar que sea lento.
      3. Si puedes tocar el pasaje 5 veces seguidas sin un sólo fallo, entonces sube el metrónomo entre 2 y 5 puntos.
      4. Vuelve al paso 2, intenta ejectuar sin fallos, con expresión y cuando consigas 5 veces seguidas sin fallos, incrementa el ritmo.


      Las partes de una guitarra

      La anatomía de una guitarra, como la de cualquier otro cuerpo, está constituida por diferentes partes, todas ellas con un nombre al que podremos referirnos de forma precisa.

      Existen algunas diferencias entre los tipos de guitarra que vimos en el anterior artículo (tipos de guitarra), principalmente las guiarras que resuenan no tienen componentes eléctricos, las eléctricas no tienen caja de resonancia, y las electroacústicas y las electrificadas suelen tener elementos de ambos tipos.

      La estructura básica de una guitarra consta de las partes que se enumeran en la figura y que describimos a continuación:

      Partes de una guitarra española.
      Basada en fotografía de Martin Möller, 2006.
      http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Classical_Guitar_not_labelled.jpg



      Todas las guitarras tienen en común los siguientes elementos:
      • Mástil: es esa parte alargada y estrecha que sale del cuerpo guitarra y termina en un clavijero. A lo largo del mismo se encuentran las cuerdas, normalmente 6. En el mástil se encuentran los siguientes elementos:
        • Clavijero: se encuentra al final del mástil, y contiene las clavijas que sirven para variar la tensión de las cuerdas. En las guitarras eléctricas el fabricante suele poner su logotipo en el clavijero.
        • Clavijas: son unos engranajes alrededor de los cuales se enrollan las cuerdas. Girando las clavijas podemos variar la tensión de las cuerdas, y con ello su afinación.
        • Cejuela: es la lámina de material sintético con tantas ranuras como cuerdas, situado entre el mástil y el clavijero, y que tiene como función limitar la vibración de las cuerdas desde el puente hasta la cejuela. En el clavijero las cuerdas no vibran, o al menos no deberían hacerlo.
        • Trastes: son las barritas de metal dispuestas a lo largo del mástil, clavadas en el diapasión, que tienen como finalidad acortar la longitud con la que vibran las cuerdas, produciendo con ello que vibren con mayor frecuencia cuanto más lejos del clavijero se cruce la cuerda con los trastes (obtienes notas más agudas cuanto más acortas la cuerda).
        • Diapasón: es la pieza de madera plana y alargada (o con poca curvatura en algunas guitarras acústicas y eléctricas) que se encuentra en la parte frontal del mástil, sobre la que vibran las cuerdas a una distancia muy pequeña, y sobre la cual nosotros colocamos los dedos para producir diferentes notas. La madera de que está construido el diapasón influye en timbre (la voz con la que suena) de la guitarra.
      • Cuello: es la pieza que se encuentra detrás del mástil reforzando la zona en que se junta el mástil con el cuerpo. Su forma varía en función del fabricante. Es un lugar ideal para colocar una bolita de vaselina con la que aliviar el roce de los dedos de la mano izquierda si queremos hacer largos ensayos en guitarra española.
      • Cuerpo o caja: aquí es donde empiezan las grandes diferencias entre las guitarras resonantes y las de cuerpo duro. En las guitarras resonantes es hueca y también se le  llama caja, y en las de cuerpo duro es macizo. El cuerpo tiene diferentes elementos:
        • Puente: es la pieza a la que se engancha el otro extremo de las cuerdas. En las guitarras de cuerdas de nylon suele ser de madera, las cuerdas se introducen alrededor de unos agujeros, y terminan siendo elevados por la selleta, que es una pieza de material sintético, y que tiene como finalidad limitar la vibración de las cuerdas. Antiguamente la selleta estaba hecha de hueso, por lo que hay quien se refiere a ella como el hueso del puente.
        • Tapa: es la cara de la guitarra. En las guitarras resonantes se llama tapa armónica y el tipo de madera de que está hecho determina las cualidades acústicas de la guitarra. Mientras que las guitarras más económicas tienen la tapa armónica de “chapa de madera”, las guitarras un poco mejores incorporan la tapa de madera maciza, que produce una diferencia radical en el sonido y su respuesta.
        • Boca: es el agujero que tienen las guitarras resonantes en la tapa armónica, a través de la cual entra el sonido que produce la vibración de las cuerdas y se amplifica en la caja de resonancia. Los fabricantes de guitarras españolas pegan en el fondo la pegatina de la marca de la guitarra con la finalidad de que sea vista a través de la boca.
        • Roseta: dibujo que rodea la boca de la guitarra. Tiene un fin puramente decorativo.
        • Fondo: es la parte de atrás de la guitarra. Al igual que ocurre con la tapa, puede ser de madera maciza (mejor guitarra) o chapa de madera (la mayoría de los modelos).
        • Costados: son las piezas de madera curvadas que encierran la caja, entre la tapa y el fondo.
        • Arcos: se refiere a las formas curvas que tiene la guitarra, y que aprovechamos para colocar entre las piernas cuando estamos sentados. Los arcos de la guitarra han extendido la idea de que la guitarra tiene forma de mujer, pues cuando el mástil de la guitarra apunta al cielo la caja de resonancia tiene una silueta similar al busto de una mujer: pecho, cintura (más estrecho) y caderas (más ancho).


      Las guitarras con elementos electrificados tienen estos otros elementos añadidos:

      • Pastillas: son los micrófonos que recogen la vibración de las cuerdas y lo convierten en pequeños impulsos eléctricos que después son tratados por los amplificadores y con los altavoces transformados de nuevo en sonido. Aunque las hay de muchos tipos, por ahora nos sirve distinguir las simples (estrechitas) de las dobles (más cuadradas).
      • Reguladores: con ellos se puede definir el volumen del sonido que sacarán las pastillas, y algunos ajustes de ecualización del tono.
      • Selectores de pastillas: con estas palanquitas se elige desde qué pastillas se obtendrá el sonido que es emitido por el cable. Cuanto más cerca del puente se obtenga el sonido, más cortante resultará. Cuando más cerca del mástil el sonido será más dulce.
      • Conector: entrada a la que se conecta el cable que llevará el sonido, en forma de electricidad, desde la guitarra hasta el amplificador.

      Diferentes tipos de guitarra

      Existen diferentes tipos de guitarras, cada una de ellas con sus características que las hacen especiales para diferentes usos:

      • Guitarra española: también llamada guitarra clásica. Se caracteriza por tener un cuerpo hueco de madera en el que resuena la vibración de las cuerdas. Tiene normalmente 6 cuerdas, las 3 de sonido más agudo hechas de naylon y las 3 más graves con envueltas en un entorchado metálico.
      • Guitarra acústica: es similar a una guitarra española, pero con cuerdas de acero y diferente forma y tamaño para la cajas de resonancia. Suelen tener el mástil más estrecho que las guitarras española y flamenca. Se ha usado extensamente en música country, pop, blues y algo de rock. Incluso los más heavys del lugar tienen extraordinarias versiones acústicas de muchas canciones.
      • Guitarra eléctrica: con cuerpo de madera maciza, nos regalan su sonido a través de unos micrófonos incrustados llamados pastillas. En su más puro estilo no tienen caja de resonancia, y tienen algunas partes más que las otras guitarras. Es el símbolo indiscutible del rock, del blues y del heavy metal. Es posiblemente el mejor invento del hombre :-)
       


      Guitarra española
      By PJ (Own work) [GFDL, CC-BY-SA-3.0
      or CC-BY-SA-2.5-2.0-1.0], via Wikimedia Commons
      Guitarra acústica
      By crafter company [GFDL or
      CC-BY-SA-3.0-2.5-2.0-1.0], via Wikimedia Commons



      Guitarra eléctrica
      By André Karwath aka Aka (Own work)
      [CC-BY-SA-2.5], via Wikimedia Common

      Otros tipos de guitarras, derivados de los anteriores son:

      • Guitarra flamenca: es una variación de la guitarra española clásica, que tiene una caja de menor tamaño y las cuerdas se encuentran a menor distancia del diapasón la hacen más sencilla de tocar. Se usan maderas diferentes a la guitarra clásica. Son más fáciles de tocar que las clásicas, pero suenan con menor volumen y su sonido es más brillante.
      • Guitarra española / flamenca electrificada: son guitarras españolas o flamencas que han sido dotadas de circuitería dentro de su caja de resonancia para poder enchufarlas directamente a un amplificador.
      • Guitarra electroacústica: es una guitarra acústica dotada de la circuitería para poder enchufarla a un amplificador, de forma análoga a las guitarras electracústicas.

      Y aunque existen otros tipos y derivados de la guitarra más exóticos, nos vamos haciendo una idea de las principales “especies” de guitarra que nos vamos a encontrar en su hábitat natural: la música.